Yo también fui victima
5 abril, 2018
Eres un SER de LUZ
5 abril, 2018
Show all

¿Cuántas cosas no haces por miedo?

¿Cómo escucho mi cuerpo cuando el miedo despierta?, ¿le atiendo para tomar mejores decisiones?, o por el contrario ¿me paraliza para llegar al destino que quiero?

Tenemos tanto miedo a todo lo desconocido, sin saber lo que va a pasar cuando cojamos ese camino, cerramos tantas puertas en nuestro camino por miedo.

Vivimos en una cultura donde parece que lo normal es “vivir en el miedo”, que nuestra vida es una tragedia,  tenemos miedo hasta de salir a la calle, y si piensas diferente, te miran como raro.

Miedo a enamorarnos, miedo a estar solos, miedo a no tener suficiente, miedo a perder el trabajo, miedo, miedo, miedo. Tenemos miedo a todo.

No sabemos escuchar nuestro corazón que es el que entiende de amor, preferimos escuchar a nuestro ego que vive sumido en el miedo.

Los miedos los podemos soltar, pero nos asusta tanto salir de nuestra zona de confort, no seguimos avanzando a encontrar la verdadera felicidad.

Nos quejamos de nuestra vida, pero seguimos en el camino que estamos por miedo a las críticas, por miedo a quedarnos solos, cuando es imposible estar solos.

Os imagináis el agua de un riachuelo que se para en su nacimiento por miedo al camino que ha de recorrer, el agua en su nacimiento se desbordaría y explotaría por donde no es su cauce, pues es igual en nosotros, nos paramos y no dejamos que nuestra vida fluya como el agua del rio, debemos dejarnos llevar por su cauce y fluir como el agua, puesto que todo lo que paralizamos al final explota ante nuestros ojos y ya es difícil encauzar.

El miedo hay que escucharle como lo que es, una emoción que nos puede guiar en nuestro camino, y cuando le hemos escuchado fluir con él para avanzar en nuestra vida.

He aprendido tanto del miedo, tenía miedo a todo, me he pasado muchos años paralizada sin avanzar en mi vida, hasta que cogí al miedo de la mano y empecé a bailar con él.

No huyas de tus miedos, escúchalos, siéntelos puesto que huir de él solo haces que persista y vuelva una y otra vez.

Una situación te da miedo, analiza si es real o ficticia y avanza poco a poco, pero lo más importante que no te paralices, unas veces iras más deprisa y otras menos pero lo más importante es seguir tu camino.

Vive el presente, aquí y ahora, puesto que en este momento no existe el miedo, solo hay paz. Cuando vives en el pasado vives en la depresión y cuando vives en el futuro vives con ansiedad, y va pasando nuestra vida y llegamos al final de ella buscando y buscando, deja ya de buscar y experimenta lo único real que tienes, ESTE MOMENTO, no eres más.